Misa inaugural de la Jornada Mundial de la Juventud

(RV).- El sumo pontífice transcurrió su primera noche en Río de Janeiro, tras haber llegado ayer por la tarde en un recorrido desde el aeropuerto que supuso una dura prueba para el servicio de seguridad.

Este martes, según el programa establecido, el Santo Padre debería descansar. Y esta tarde a las 19.30 h. con la santa Misa que presidirá el arzobispo de San Sebastián de Río de Janeiro, Mons. Orani Joao Tempesta, se abrirá la XXVIII JMJ en espera de la fiesta de acogida del jueves 25 de julio.

Quienes viven y trabajan aquí manifiestan su gran entusiasmo por el encuentro con el Obispo de Roma, que se reunirá con los jóvenes del mundo para recordarles que con Cristo el corazón no envejece jamás. Como lo afirmó el pasado 24 de marzo en la Plaza de San Pedro, ante doscientas mil personas, en el entonces Domingo de Ramos y cuando era Papa desde hacía poco más de diez días.

Y más recientemente, cuando se publicó su primera encíclica, escrita con Benedicto XVI, quien cedió al nuevo Papa sus apuntes en la elaboración de esta carta, Lumen fidei, la luz de la fe, y en la que se señala que son sobre todo los jóvenes, que atraviesan una edad tan compleja e importante para la fe, quienes deben sentir la atención de la familia y comunidad eclesial en su camino de crecimiento.

En este primer viaje apostólico internacional de Francisco I, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud participarán once mil sacerdotes, mil quinientos obispos y sesenta cardenales, además de sus protagonistas, la gente joven.

Las palabras del Sucesor de Pedro harán muy bien a este gran país sudamericano en el que los católicos siguen siendo mayoría, a pesar de un descenso en comparación con los decenios anteriores que los coloca entre el 64-68 % de la población.

(MFB y MZ – RV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *