Mensaje y discurso del Cardenal Pietro Parolin a la ONU

(RV).- El Santo Padre envió un saludo a todos los participantes en la apertura de la 69 sesión de la Asamblea general de la ONU, para discutir sobre el desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida, como medios para promover la paz, prosperidad y seguridad en todo el mundo.

Por medio de un mensaje, firmado por el Secretario de Estado del Vaticano, el Papa alienta a los estados partes a tutelar en sus deliberaciones la dignidad humana de cada persona, con el interés puesto en que se encuentren soluciones que propicien la pacificación de los confictos, y que al mismo tiempo, se afronte la pobreza a través de la promoción de nuevas relaciones, entre las personas, familias y comunidades. Asimismo, el Obispo de Roma asegurando sus oraciones por el bien del concierto de naciones, les ha impartido sus bendiciones.

También, el Cardenal Pietro Parolin intervenía este miércoles pasado en el debate abierto por el Consejo de Seguridad de la ONU sobre las amenazas a la paz y seguridad causadas por el terrorismo internacional que representa una amenaza, y ha exigido a todas las naciones a asumir un compromiso, puesto que no es posible permitir que las hostilidades y divisiones acaben por destruir el mundo. Hoy en día, los distintos países deben unirse para cumplir con su responsabilidad de proteger a las personas amenazadas de los ataques directos a su dignidad.

Sin embargo, responder a este reto con más violencia, no soluciona la cuestión, sino que forma parte del problema porque en la elección de los fines y medios, es necesario que se respeten los límites morales y legales, es decir, el culpable debe ser identificado y juzgado, por causa de su responsabilidad penal ante la justicia, y no por ello, han de pagar otros extendiendo la culpa a toda una nación, etnia o Religión aunque a ella pertenezcan los terroristas.

Hay que enfrentar desde la raíz las causas que provocan los actos terroristas, lo cual tiene un fuerte componente social y cultural, jóvenes a menudo provenientes de familias pobres van al extranjero, y decepcionados por su falta de integración, o a consecuencia de valores que no comparten, entran en estas organizaciones, y se inician así en una espiral de acciones violentas. Por eso, tanto los instrumentos jurídicos como los recursos del estado se deben utilizar con el fin de evitar esto, así los gobiernos tienen el fuerte compromiso con la sociedad civil de enfrentar los problemas de las comunidades en riesgo porque son muchos los que pueden perder toda posibilidad de integración social y acabar siendo reclutados por aquellas facciones radicales.

Por último, ha afirmado que la Santa Sede asume que quienes tienen fe aceptan la grave responsabilidad de condenar a quienes buscan una justificación a su violencia, es decir, que nadie está en el derecho de usar la Religión como pretexto para cometer crímenes contra nadie, ni tampoco atentar contra sus derechos fundamentales.

(CdM y MCM – RV)

Parse error: syntax error, unexpected 'editorial' (T_STRING) in /htdocs/public/www/cath/wp-content/themes/splendio-wpcom/comments.php on line 32