La iglesia venezolana denuncia la represión en el país

(RV).- El domingo pasado al finalizar la VI Marcha juvenil arquidiocesana en Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino denunció la muerte de tres jóvenes en el estado venezolano de Táchira. Dos de ellos aparecieron muertos por heridas de bala, mientras que un tercero, que había desaparecido dos o tres días antes, también se halló con un tiro en la cabeza.

Asimismo, ningún representante de la Iglesia católica ha podido visitar aún a los tres estudiantes universitarios detenidos en el cuartel de policía de Sebin. Recientemente, el obispo José Trinidad Fernández, se dirigió allí para visitarlos pero le fue negado el ingreso, afirmando que continuarán insistiendo, con la convicción de que no hay ningún derecho que les prive de recibir visitas.

Venezuela no debería ser señalada, como lo está siendo, por los abusos y el maltrato de los presos políticos. Caracas, todavía vive en un estado de alta tensión después de la detención de Antonio Ledezma, alcalde de la capital, acusado de planear un golpe de estado.

(GM – RV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *