El sentido de la coherencia entre lo celebrado y vivido

(RV).- El sábado por la tarde el sumo pontífice celebró una Misa en la parroquia romana de todos los santos, donde el 7 de marzo de 1965, Pablo VI celebró la eucaristía por primera vez según las normas establecidas por el Concilio Vaticano II.

50 años después, el Obispo de Roma pidió sentido de coherencia entre aquello que la liturgia celebra y lo que vivimos, de modo que seamos capaces de comprometernos en la mejora del espíritu de la Iglesia, de la cual cada uno de nosotros formamos parte viva desde nuestro bautismo.

Francisco I también exhortó a los fieles a agradecer al Señor por estos cincuenta años de reforma litúrgica, tiempo en el cual se ha producido un mayor acercamiento al pueblo de Dios con la celebración de la Misa en la lengua hablada por la gente de cada lugar.

(RC – RV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *