Visita pastoral a la Basílica de Gesú Nuovo

(RV).- Después de venerar las reliquias de San Genaro y del encuentro con el Clero en la Catedral de Nápoles, el Papa se dirigió a la Basílica del Gesú Nuovo, donde se encontró con un grupo de enfermos procedentes de varios hospitales de la ciudad, acompañados por voluntarios de asociaciones católicas y laicas.

El Santo Padre en su discurso explicó que hay que visitar a los enfermos, recalcando su coraje y el de las personas que los cuidan, señalando que encontrarán la ayuda necesaria en el Señor, y advirtiendo sobre las enfermedades del alma, que comienzan con el pecado y la desesperación. De este modo, señaló que cuando nos encontremos ante una enfermedad, solamente podemos acercarnos a ella con espíritu de fe, haciendo el mayor bien posible por las personas aquejadas por el dolor o sufrimiento.

Asimismo, se dirigió a los presentes pidiéndole al Señor por todos ellos, agradeciendo a los profesionales de la salud, médicos, enfermeras y trabajadores sanitarios, la esencia de su vocación. Y finalmente, Francisco I pidió a todos los cristianos de la arquidiócesis que no tengan miedo de acercarse más a Cristo, que sufre en las personas enfermas.

(MCM – RV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *