La complementariedad entre el hombre y la mujer

Ciudad del Vaticano, 15 de abril 2015 (VIS).– El Papa prosiguiendo con la catequesis sobre la familia, dedicó la de la audiencia general de hoy a la complementariedad entre el hombre y la mujer, recordando en primer lugar que el libro del Génesis insiste en que la diferencia entre ellos no es para competir o subordinarse, sino para la comunión y generación, siempre a imagen y semejanza de Dios. La experiencia nos enseña – dijo el sumo pontífice a las treinta mil personas presentes en la Plaza de San Pedro – que para conocer y crecer, el ser humano necesita de la reciprocidad entre ambos.

Podemos decir, que estamos hechos para escucharnos y ayudarnos, ya que sin el enriquecimiento mutuo en esta relación, tanto en el pensamiento como en la acción, en los afectos y el trabajo, también en la fe, nadie puede entender plenamente lo que significa. La cultura moderna y contemporánea ha abierto nuevos espacios de libertad y comprensión, pero también ha introducido una gran cantidad de dudas y escepticismo, como la llamada ideología de género, que no respeta el matrimonio y la familia cristiana en su compromiso por una sociedad más justa. Este fracaso y frustración vuelve árido el mundo y oscurece el cielo de la esperanza. Las señales ya son preocupantes, y las vemos.

Es indudable que tenemos que hacer mucho más con creatividad y audacia en un contexto de crisis colectiva de fe en Dios, que nos daña y enferma de incredulidad o cinismo. De hecho, el relato bíblico sobre el paraíso terrestre y el pecado original, nos dice precisamente que la pérdida de confianza en el Padre celestial genera división y conflicto. De aquí viene la responsabilidad de la Iglesia, de todos los creyentes, y sobre todo de las familias cristianas con el fin de redescubrir la comunión con Dios que se refleja en la pareja y su confianza en un futuro mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *