3 enero 2010, 06:40

El apocalipsis de una sociedad sin Dios

La ley Aído es el mayor homicidio perpetrado bajo el amparo del parlamento de nuestra nación. 

Vivimos en España la mayor liberalización del aborto de nuestro país, aprobada por mayoría en la cámara de diputados. 

La ley Aído, nombre que refiere una autoridad pública de primer orden, el de la ministra de la reciente cartera creada por el gobierno, el Ministerio de Igualdad, es su principal garante. 

Cuanta hipocresía, falsedad y demagogia se esconde detrás de la ministra de igualdad y de los políticos que se denominan demócratas y cristianos, cuando se pretende defender los derechos de la mujer soslayando el principal derecho de futuras generaciones, porque no solamente se les está privando de su derecho a nacer sino también del derecho a concebir sus propios hijos.

Sin importarles a quienes han votado por esta ley, asistiremos a la mayor y más grande aniquilación de nuestra generación futura que no tiene precedentes en España.

Sistemática e indiscriminadamente, mediante el uso de este instrumento legal que ampara el homicidio farmacológico y quirúrgico, de su implantación en clínicas y hospitales públicos y privados, y tras su votación en el senado, se dará carta de naturaleza a esta matanza de proporciones descomunales.

Se trata del peor de los genocidios de nuestra historia, mayor que el de los esclavos en África, los indígenas en Sudamérica, o los judíos en Europa, y que nos recuerda las depuraciones de Stalin en el antiguo régimen comunista de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Nos quieren convencer de que este proyecto de ley crea igualdad y es signo de progreso, pero crea más injusticia e impunidad, porque ampara actos criminales, mayor desigualdad y desprotección de aquellos que las leyes más evolucionadas de una sociedad civilizada debería defender, tutelar y proteger.

Asistimos al holocausto de una nación en la que los criminales han tomado las riendas del poder y han decidido extender el homicidio por doquier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *