27 octubre 2008, 19:47

El Sínodo presenta 55 propuestas al Santo Padre 
lunes, 27 de octubre de 2008, 19:36:21 | FPC. 

Ciudad del Vaticano, 25 Oct 2008 (VIS).- Las sesiones de trabajo del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios concluyeron este sábado con la aprobación de 55 propuestas que han presentado los padres sinodales a Benedicto XVI

Por deseo del Papa, se ha publicado una versión en lengua italiana, provisional, oficiosa, de la secretaría general del Sínodo de los Obispos. Esta es la segunda vez que Benedicto XVI permite que se conozcan las propuestas con las que se clausuran las asambleas sinodales. Normalmente se entregan al Papa para que haga uso de ellas si lo cree conveniente a la hora de preparar la Exhortación Apostólica, el documento con el que oficialmente se cierra un Sínodo.

La primera parte del elenco, titulada: "La Palabra de Dios en la fe de la Iglesia", incluye las propuestas 3 a 13. En ellas se pone de relieve el deber de los pastores de educar a los fieles a vivir mejor su relación con Jesucristo, mediante la lectura y la meditación de las Escrituras.

Tras analizar las relaciones entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, las propuestas resaltan que los pobres son los primeros que tienen derecho a conocer el Evangelio, "necesitados no sólo de pan, sino también de palabras de vida”.

Refiriéndose a uno de los "grandes desafíos actuales: el gran desarrollo de la ciencia en relación con el conocimiento de la naturaleza, con el resultado paradójico de que se acaba ofuscando el mensaje ético que proviene de ella”, el Sínodo pide a los pastores que "sean sensibles al descubrimiento de la ley natural y a su función en la formación de las conciencias”.

En la segunda parte (propuestas 14 a 37) se afronta el tema de la "La Palabra de Dios en la vida de la Iglesia". Respecto a la Palabra de Dios y la Liturgia, se propone que la Biblia ocupe un lugar visible en las iglesias y que se proclame la palabra de Dios de manera clara, "dominando la comunicación”.

Sobre la homilía -uno de los temas más tratados en el Sínodo- se insiste en el deber de prepararlas en profundidad, teniendo en cuenta lo que dicen las lecturas proclamadas, lo que dicen personalmente al sacerdote y lo que él debe decir a la comunidad teniendo en cuenta la situación concreta. Asimismo, se promueve la "Lectio divina" (lectura orante de la Escritura).

Los padres sinodales alientan a los laicos en su labor en la transmisión de la fe y hacen hincapié en el papel indispensable de la mujer en este servicio, sobre todo en la familia, en la catequesis y en el ministerio del lectorado. También precisan que aunque las celebración de la Palabra es uno de los lugares privilegiados del encuentro con Cristo, hay que evitar que se confunda con la Liturgia Eucarística.

Otra de las propuestas recoge la sugerencia del mismo Papa, de tener presente en la exégesis los dos niveles metodológicos indicados por la Constitución dogmática "Dei Verbum” 12: el histórico y el teológico, ya que, advirtió Benedicto XVI durante una intervención en el Sínodo, "si desaparece la hermenéutica de la fe, aparece necesariamente la hermenéutica positivista o secularista, según la cual lo divino no aparece en la historia humana".

La tercera y última parte recoge las propuestas 38 a 54 sobre "La Palabra de Dios en la misión de la Iglesia". En ella se habla de la Palabra de Dios y el arte litúrgico, así como de la traducción y difusión de la Biblia. También se subraya la importancia de todos los medios de comunicación para la evangelización y llama la atención frente a la lectura fundamentalista de la Biblia y el fenómeno de las sectas.

Otros temas del capítulo son el diálogo interreligioso, la promoción de peregrinaciones y del estudio de las Sagradas Escrituras en Tierra Santa, el diálogo con los judíos y con los musulmanes, y la relación entre Palabra y custodia de la creación.

Los padres sinodales piden que se potencie el diálogo interreligioso e insisten en que "sea efectivamente asegurada a todos los creyentes la libertad de profesar la propia Religión en privado y en público y que se reconozca la libertad de conciencia”. Los prelados sugieren a las conferencias episcopales que promuevan encuentros y diálogos con los judíos. Con respecto a los musulmanes, se insiste en la "importancia del respeto por la vida, de los derechos del hombre y de la mujer, así como de la distinción entre el orden socio político y el orden religioso en la promoción de la justicia y de la paz en el mundo. Tema importante en ese diálogo será la reciprocidad y la libertad de conciencia y de Religión”, precisan.

En la última propuesta, dedicada a la Virgen María, modelo de la fe de la Iglesia, se invita a promover entre los fieles la oración del Ángelus y del Rosario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *