2 diciembre 2006, 19:31

 
Carta a los lectores
 
Un crimen contra la humanidad en la sanidad catalana.
 
La impunidad con la que obran las autoridades públicas a tráves de asesores del Comité de Bioética de la Generalitat de Cataluña que han aconsejado la legalización de la eutanasia o suicidio asistido en la sanidad catalana. La complicidad del Padre Francisco Abel, fundador del Instituto Borja de Bioética, de la Compañía de Jesús, que ahora ha sido premiado por la Generalitat de Cataluña con la Cruz de San Jorge, por defender junto a Miguel Martin, director de la revista “Labor hospitalaria” de la Obra de San Juan de Dios, la despenalización de la eutanasia a través de la aplicación de protocolos médicos que autoricen el homicidio por omisión de enfermos terminales en determinados supuestos.
 
La criminalidad del Fiscal General del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- TSJC, José María Mena, ya en periodo de jubilación, y que fue denunciado por falsedad documental, al cerrar con falsos informes médicos forenses, el caso del asesinato de una paciente en el Hospital Príncipes de España, el 15 enero 1994, en el que está implicado el Dr. Antonio Díaz-Prieto Huidobro y personal médico-sanitario asesorado durante años por el Padre Francisco Abel.
 
La irresponsabilidad de la Dra. Dolores Voltas, miembro de la Comisión Deontológica del Colegio de Médicos, presidida por el Dr. Juan Monés, que impidieron entrar en Comisión, una denuncia con pruebas incriminatorias dirigida contra el Dr. Juan Carulla del Hospital de Valle Hebrón, que practica el asesinato sistemático de pacientes críticos mediante la aplicación de eutanasias activas por inyección letal.
 
Los casos de homicidio de pacientes críticos en hospitales catalanes, a causa de no ejercer las responsabilidades de punición en cargos públicos, son un crimen contra la humanidad y sus responsables deberían estar en la cárcel.
 
correo-electronico.png vaticano.png robert-ezra-park.jpg sistemas.png libre.jpg rosa-negra.png paz-contra-la-guerra.jpg


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *