Turismo y desarrollo comunitario

 
 

Ciudad del Vaticano, 11 julio 2014 (VIS).- El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes publica hoy el Mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Turismo 2014 que, promovida por la Organización Mundial del Turismo (OMT), se celebra el 27 de septiembre y cuyo lema es esta vez “Turismo y desarrollo comunitario”.

En el texto, que ofrecemos a continuación, se subraya la vinculación del desarrollo comunitario con el concepto de desarrollo integral, propio de la doctrina social de la iglesia y se recuerda que los seres humanos somos custodios y no propietarios de la creación. También se habla de los programas de turismo sustentable y solidario en zonas desfavorecidas y se hace hincapié en el papel que juegan las comunidades locales en la defensa y valorización de su patrimonio natural y cultural, así como en el enriquecimiento humano y económico que el turismo responsable aporta a sus protagonistas, favoreciendo además valores como el respeto mutuo y la tolerancia.

Siendo conscientes de la importancia social y económica que el turismo tiene en el momento actual – se lee en el texto – la Santa Sede desea acompañar este fenómeno desde el ámbito que le es propio, singularmente en el contexto de la evangelización.

En su Código Ético Mundial, la OMT afirma que ésta ha de ser una actividad beneficiosa para las comunidades de destino: “Las poblaciones y comunidades locales se asociarán a las actividades turísticas y tendrán una participación equitativa en los beneficios económicos, sociales y culturales que reporten, especialmente en la creación directa e indirecta de empleo a que den lugar”. Es decir, pide instaurar entre ambas realidades una relación recíproca, que lleve a un enriquecimiento mutuo.

La noción de “desarrollo comunitario” está muy vinculada con un concepto más amplio que forma parte de la doctrina social de la iglesia, el de “desarrollo integral”. Desde este segundo queremos leer e interpretar el primero. Al respecto, son iluminadoras las palabras de Pablo VI, quien en la encíclica Populorum progressio afirmaba que “el desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico debe ser integral”.

¿Cómo el turismo puede contribuir a dicho desarrollo? Con ese fin, el desarrollo integral y, por tanto, el desarrollo comunitario en el ámbito del turismo deben dirigirse hacia la consecución de un progreso equilibrado que sea sostenible y respetuoso en tres ámbitos: económico, social y ambiental; entendiendo como tal tanto el entorno ecológico como el contexto cultural.

El turismo es un motor fundamental del desarrollo económico, por su importante contribución al producto interior bruto (entre un 3 % y 5 % del PIB a nivel mundial), empleo (entre el 7 % y 8 % de los puestos de trabajo) y comercio exterior (el 30 % de las exportaciones mundiales de servicios).

En el momento presente, en que se observa una diversificación de los destinos, cualquier lugar del planeta se convierte en una potencial meta. Por ello, el sector turístico aparece como una de las opciones más viables y sostenibles para reducir el nivel de pobreza de las áreas más deprimidas. Si se desarrolla adecuadamente, puede ser un instrumento de progreso, creación de empleo, desarrollo de infraestructuras y crecimiento económico.

Siendo conscientes, como ha señalado Francisco I, de que “la dignidad del ser humano está vinculada al trabajo”, se nos pide afrontar el problema de la desocupación con “los instrumentos de la creatividad y solidaridad”. En esa línea, el turismo aparece como uno de los sectores con mayor capacidad para generar un tipo de empleo “creativo”, diversificado y del que pueden beneficiarse los colectivos más desfavorecidos, entre los que se encuentran las mujeres, jóvenes o ciertas minorías étnicas.

Es ineludible que las ganancias económicas del turismo lleguen a todos los sectores de la sociedad local, con un impacto directo en las familias, al tiempo que se deben aprovechar al máximo los recursos humanos locales. También es fundamental que los beneficios se obtengan siguiendo unos criterios éticos, que sean respetuosos con las personas, tanto a nivel comunitario como con cada una de ellas, y huyendo de “una concepción economicista de la sociedad, que busca el beneficio egoísta, al margen de los parámetros de la justicia social”. Nadie puede construir su prosperidad a expensas de los demás.

Los beneficios de un turismo a favor del “desarrollo comunitario” no pueden reducirse exclusivamente a lo económico, sino que tiene otras dimensiones de igual o mayor importancia. Entre ellas se encuentran el enriquecimiento cultural, la oportunidad de encuentro humano, generar “bienes relacionales”, favorecer el respeto mutuo y tolerancia, promover la colaboración entre las entidades públicas y privadas, potenciar el tejido social y asociativo, mejorar las condiciones sociales de la comunidad, suscitar un desarrollo económico y social sostenibles, y promover la capacitación de jóvenes que lo ven como una dedicación laboral.

El desarrollo turístico exige que la comunidad local sea su protagonista principal, que lo asuma como propio, y que los agentes sociales, institucionales y ciudadanos tengan una presencia activa. Será importante que se generen oportunas estructuras de participación y coordinación, favoreciendo el diálogo, asumiendo compromisos, complementando esfuerzos y determinando objetivos comunes y soluciones consensuadas.

Además, el destino turístico es, en primer lugar, una comunidad local, con su cultura y entorno físico. Es necesario promover un turismo que se desarrolle en armonía con la comunidad que lo acoge, con su medio ambiente, sus formas tradicionales y culturales, patrimonio y estilos de vida. Y en este encuentro respetuoso, se puede establecer un diálogo enriquecedor entre la población local y los visitantes que fomente la tolerancia, el respeto y mutua comprensión.

La comunidad local debe saberse llamada a custodiar su patrimonio natural y cultural, conociéndolo, respetándolo y revalorizándolo, de modo que pueda compartirlo con los turistas y transmitirlo a las generaciones futuras.

También los cristianos de ese lugar deben ser capaces de mostrar su arte, tradiciones, historia, valores morales y espirituales, pero sobre todo la fe que se sitúa en el origen de todo ello y que le da sentido.

En este camino hacia un desarrollo integral y comunitario, la iglesia colabora ofreciendo su visión cristiana del desarrollo, proponiendo “lo que ella posee como propio : una visión global de la humanidad”.

Desde nuestra fe, podemos ofrecer el sentido de persona, comunidad y fraternidad, solidaridad, búsqueda de la justicia, sabernos custodios de la creación y bajo la acción del espíritu seguir colaborando con la obra de Cristo.

Siguiendo cuanto nos pedía Benedicto XVI a quienes trabajamos en la pastoral del turismo, deberemos acrecentar nuestros esfuerzos con el fin de “iluminar este fenómeno con la doctrina social de la iglesia, promoviendo una cultura del turismo ético y responsable, de modo que llegue a ser respetuoso con la dignidad de las personas y los pueblos, accesible a todos, justo, sostenible y ecológico”.

En diversas partes del mundo la iglesia ha reconocido las posibilidades que ofrece el sector turístico y ha puesto en marcha proyectos efectivos.

Son cada vez más numerosas las asociaciones cristianas que organizan viajes de turismo responsable hacia zonas en desarrollo así como aquellas que promueven el llamado “turismo solidario o de voluntariado”, que aprovecha el tiempo de vacaciones para colaborar en algún proyecto de cooperación, en países en vías de desarrollo.

Los programas de turismo sustentable y solidario en zonas desfavorecidas promovidos por conferencias episcopales, diócesis o congregaciones religiosas, acompañan a las comunidades, crean espacios de reflexión, promueven la formación y capacitación, asesoran y colaboran en la redacción de proyectos y favorecen el diálogo con las autoridades y otros colectivos. Esto ha llevado a la creación de una oferta gestionada a través de asociaciones y empresas dedicadas al turismo (alojamiento, restaurantes, guías y producción artesanal).

Y son muchas las parroquias de las zonas turísticas que acogen al visitante ofreciendo propuestas litúrgicas, formativas y culturales, con la aspiración de que las vacaciones “sean de provecho para su crecimiento humano y espiritual”. Para ello, buscan desarrollar una pastoral que permita acoger con un espíritu de apertura y fraternidad, mostrando el rostro de una comunidad viva. Y para que la hospitalidad sea efectiva, se hace necesaria una colaboración con los demás sectores implicados.

Estas propuestas pastorales son cada día más significativas, singularmente cuando está creciendo un tipo de turismo que busca vivencias, instaurar vínculos con la población local y sentirse miembro de la comunidad que lo acoge, participando de su vida cotidiana y poniendo en valor el encuentro y diálogo.

La solicitud eclesial en el ámbito del turismo se ha concretado en numerosos proyectos, surgidos de experiencias muy diversas, nacidas del esfuerzo y creatividad de sacerdotes, religiosos y laicos que colaboran de este modo al desarrollo social, económico, cultural y espiritual de la comunidad local, ayudando a ver con esperanza el propio futuro.

Sabiendo que su primera misión es la evangelización, la iglesia ofrece su cooperación para responder a las situaciones concretas de los pueblos, especialmente los más necesitados.

InfoCath.com

 

Declaración en ayuda de los menores emigrantes

 
 

(RV).- Los Obispos de Estados Unidos, México, El Salvador, Guatemala y Honduras, implorando la intercesión y protección de Santa María de Guadalupe, Patrona de América, han firmado una declaración conjunta manifestando su solidaridad con los millares de menores o adolescentes que han migrado desde Centroamérica y México hacia los Estados Unidos y que ahora se encuentran detenidos en espera de ser deportados.

Estas personas salieron de sus países empujadas por la miseria y violencia, o en busca de sus progenitores que en algunos casos ya habían emigrado, y después de enfrentar toda clase de privaciones y peligros, ahora viven una crisis humanitaria, drama y sufrimiento, que ha de comprometernos, reconociendo, respetando, promoviendo y defendiendo su vida, dignidad y derechos, independientemente de la condición migratoria.

Los prelados destacan la necesidad de corresponsabilidad regional e implementación de medidas integrales y articuladas en interés de estos emigrantes mediante la coordinación de centros de atención en las zonas de tránsito fronterizo que regularicen su situación, así como la lucha contra los grupos delictivos organizados de tráfico ilícito y trata de personas.

La iglesia católica que desde hace años viene haciendo gestiones ante las autoridades gubernamentales de Estados Unidos, México u otros países centroamericanos continuará esta labor, trabajando en la promoción humana, y servicios para su acogida, contribuyendo a una mayor justicia social.

En este sentido, los trabajos del encuentro organizado por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, Caritas Internationalis y la red legal católica para la migración que se ha estado celebrando en Washington (EE.UU.).

(CdM – RV)

InfoCath.com

 

La escalada bélica en el conflicto palestino-israelí

 
 

(RV).- La aviación israelí bombardeó a primeros de julio con gran intensidad diversas posiciones en la franja palestina de Gaza, escasas horas después de que fueran hallados los cuerpos sin vida de tres estudiantes judíos secuestrados el pasado 12 de junio en un cruce cercano a la ciudad de Hebrón.

La noticia de su muerte ha generado una escalada de violencia y una cadena de amenazas mutuas que ha elevado la tensión en la zona. Así los cazabombarderos israelíes atacaron objetivos militares del grupo radical palestino “Yihad Islámica” y del movimiento islamista “Hamas”, al que Israel acusa del asesinato y secuestro de los jóvenes.

Crece así la preocupación sobre la dramática evolución de la crisis en Tierra Santa porque centenares de ataques aéreos de las fuerzas israelíes se han sucedido desde entonces a causa del lanzamiento de cientos de misiles por parte de los palestinos. Mientras la comunidad internacional multiplica sus esfuerzos para tratar de detener la violencia se suceden los bombardeos por ambas partes. Una gran pérdida de docenas de vidas humanas a causa de las incursiones en represalia por los continuos ataques.

El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas habla de masacre, denuncia el genocidio, pidiendo al mundo ayuda y protección a las organizaciones internacionales. Por su parte, el presidente israelí Shimon Peres advirtió que si los ataques contra la población civil no cesan, la guerra será inevitable. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha advertido de la gravedad de la situación y ha convocado al Consejo de Seguridad.

Aproximadamente unos 2.500 cristianos viven en la franja de Gaza, entre las organizaciones católicas que se encuentran allí están las religiosas de la familia del Verbo Encarnado, y las hermanas de la Congregación fundada por Madre Teresa, Misioneras de la Caridad.

(ER y GM – RV)

InfoCath.com

 

Campaña de ACNUR por las mujeres refugiadas sirias

 
 

(RV).- El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), destaca en su informe periódico que más de 145.000 familias sirias refugiadas en Egipto, Líbano, Irak y Jordania, tienen como cabeza de familia a una mujer que debe enfrentar la lucha diaria para preservar tanto su dignidad como cuidar de sus hijos, muchas de las cuales viven en condiciones de hacinamiento en refugios improvisados, inseguros y tiendas de campaña, bajo la amenaza de violencia o explotación, y que se enfrentan a crecientes niveles de trauma y sufrimiento.

Estas mujeres obligadas a asumir una responsabilidad exclusiva porque sus cónyuges fueron asesinados, capturados u obligados a exiliarse, ahora se encuentran en una espiral de aislamiento que acrecienta su angustia por haber tenido que huir de su patria en ruinas, haber sido forzadas a un viaje lleno de penurias, que ahora se complica por las condiciones que deben vivir en los campos de refugiados.

Por esta razón, aunque más de 150 organizaciones les ofrecen servicios y apoyo, la ayuda humanitaria está muy lejos de responder a sus necesidades, y ACNUR ha instado a hacer más para asistir a las mujeres refugiadas sirias de manera que puedan rehacer sus vidas, con un llamamiento a los gobiernos de los países de acogida para que busquen soluciones para estas personas, pidiendo que al menos permitan y faciliten visados y supriman otro tipo de restricciones que complican su situación y separación de otros familiares.

(GM – RV)

InfoCath.com

 

Mensaje para la Jornada del Mar 2014

 
 

(RV).- Con un Mensaje para la Jornada del Mar, que como es tradicional se celebra el segundo domingo de julio, que en la presente edición coincide en el día 13, el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e ltinerantes exhorta a tomar conciencia de las penurias y dificultades a las que se enfrentan los marinos todos los días, y del valioso servicio del Apostolado del Mar que da testimonio anunciando el Evangelio en los puertos de todo el mundo.

De este modo, recordando que la iglesia desde hace más de noventa años ofrece este servicio, también señala que cada año miles de personas son acogidas en los Centros Stella Maris, y destaca la labor de los numerosos voluntarios que visitan a diario a los marieneros a bordo de los barcos y en hospitales, garantizándoles una ayuda concreta si es necesario.

Asimismo, destaca que los capellanes están siempre disponibles para ofrecer asistencia espiritual, oraciones ecuménicas y celebrando misas, por quienes lo necesiten, especialmente en momentos difíciles o de crisis, incluso denunciando abusos e injusticias, defendiendo los derechos de la gente y pidiendo a cada gobierno que se respeten los convenios internacionales.

Por último, expresa a todos los que trabajan en la industria marítima, que María Estrella del Mar guíe y proteja su navegación, así como respalde este ministerio pastoral.

(CdM – RV)

InfoCath.com

 

Decretos de virtudes heroicas

 
 

Ciudad del Vaticano, 9 julio 2014 (VIS).- El Santo Padre recibió ayer en audiencia al cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos y autorizó la promulgación de los siguientes decretos.

VIRTUDES HEROICAS.

- Siervo de Dios Antônio Ferreira Viçoso (Portugal, 1787 – Brasil, 1875), de la Congregación de la Misión, obispo de Mariana (Brasil).

- Siervo de Dios Saturnino López Novoa (España, 1830-1905), sacerdote diocesano, fundador de la Congregación de las Hermanas de los Ancianos Desamparados.

- Siervo de Dios Augusto Arribat (Francia, 1879-1963), sacerdote profeso de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco.

- Sierva de Dios María Verónica de la Pasión, en el siglo Sophie Leeves (Turquia, 1823 – Francia, 1906), monja profesa de la Orden de los Carmelitas Descalzos, fundadora del Instituto de las Hermanas del Carmelo Apostólico.

- Sierva de Dios Elena da Persico (Italia, 1869-1948), fundadora del Instituto Secular de las Hijas de la Reina de los Apóstoles.

- Sierva de Dios Gaetana del Santísimo Sacramento, en el siglo María Carlotta Fontana (Italia, 1870-1935), primera superiora general de la Congregación de las Hijas Pobres de San Cayetano.

- Siervo de Dios Marcello Candia (Italia, 1916-1983), laico.

InfoCath.com

 

Motu Proprio sobre la APSA

 
 

Ciudad del Vaticano, 9 julio 2014 (VIS).- Se ha dado a conocer hoy mediante la publicación en el diario “L’Osservatore Romano”, la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio de Francisco I sobre la transferencia de competencias de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) a la Secretaría de Economía.

Confirmando una tradición que tiene siglos de antigüedad, el último Concilio Vaticano II reafirmó la necesidad de conformar la organización de la Santa Sede a las necesidades de los tiempos, adecuando a las necesidades reales de la iglesia en todo momento, tanto la estructura de los dicasterios de la Curia Romana, su número, denominación y competencia, así como sus formas de procedimiento y coordinación mutua.

Un resultado concreto de estos principios es el caso de la promulgación, el 24 de febrero de 2014, de la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio : “Fidelis dispensator et Prudens“; con la que se instituyó la Secretaría de Economía. Esta, teniendo en cuenta lo establecido por el Consejo de Economía, tiene como competencias el control económico y la vigilancia sobre los dicasterios de la Curia Romana, las instituciones vinculadas con la Santa Sede y la administración del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Considerando lo anterior se ha creído oportuno que la Secretaría de Economía asuma a partir de ahora entre sus funciones institucionales, las que hasta ahora eran atribución de la APSA.

En consecuencia, después de haber examinado cuidadosamente todas las cuestiones relacionadas con esa materia y solicitado el parecer de los organismos competentes se establece y decreta que su tarea será administrar los bienes de propiedad de la Santa Sede destinados a proporcionar los fondos necesarios para el desempeño de las funciones de la Curia Romana.

La Secretaría de Economía constituirá por tanto una comisión técnica con el fin de facilitar la transferencia de competencias hasta ahora atribuidas a la APSA.

Continuación …

InfoCath.com