Entrevista a Samir Khalil sobre el conflicto en Siria e Irak

 
 

(RV).- El conflicto en Siria e Irak en nombre del autoproclamado califato islámico, se ha agravado en las últimas semanas, más en concreto con la muerte del periodista estadounidense James Foley decapitado en público ante las cámaras. Pero además, tampoco hay que olvidar la violencia en otros países, es decir, contra aquellos que no reconocen la vía islámica o su ley de la sharia.

Ante estas terribles situaciones, nos preguntamos sobre la bases de la ideología islámica extremista o su dramática propagación, y sobre este tema, la periodista de Radio Vaticana, Fausta Speranza, entrevista al jesuita egipcio Samir Khalil, profesor de historia de cultura árabe y estudios islámicos en la Universidad Saint Joseph de Beirut.

Ante los micrófonos ha explicado que hoy en día, el problema es político, al principio, se trataba de un conflicto de los sirios, de quienes protestaban contra un régimen dictatorial, pero muy pronto y meses después el mundo islámico intervino para hacer la guerra porque eran chiitas y alauitas aquellos que gobernaban.

Además, reconoce que nos encontramos en el punto más feroz en la historia del islamismo, nunca se había llegado a este extremo de barbarie. y que sin duda no se puede decir que el Islam es lo que estamos viendo ahora, es decir, es una derivación que pretende un retorno a la época que transcurre entre el siglo IX-X hasta el XIII, y esto es un error porque muchos musulmanes lo dicen, repiten y se oponen.

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso del Vaticano en su documento escrito el martes 12 de agosto pasado, en el que realiza una declaración sobre la situación en Irak explica que hay cosas inaceptables, y se citan 11 puntos, expresándose en términos muy fuertes, y siendo a día de hoy el documento más claro que conocemos.

Pide por tanto a los imanes como al pueblo musulmán un ejercicio de autocrítica porque la tragedia es estar condenados al silencio y seguir por tanto subyugados. Para ello, hay que buscar la colaboración con el mundo occidental y una visión común sobre los derechos humanos.

© InfoCath.com

 

El sumo pontífice ante el próximo viaje pastoral a Albania

 
 

(RV).- El Santo Padre, estará en la ciudad albanesa de Tirana, el 21 de septiembre. «Juntos con Dios, hacia la esperanza que no decepciona» es el lema de esta peregrinación, una clave sugerida por los obispos del país, y cuyo coordinador general de la visita es Albert Nikolla.

El Papa lo anunció el pasado 15 de junio, cuya intención es ir en busca de un pueblo necesitado para confirmar en la fe a su iglesia, testimoniar una nación marcada por causa de las ideologías del pasado y elegiendo una región que ha sufrido mucho : guerras, dictadura o prohibición del culto religioso.

En la actualidad muchos jóvenes son ateos o agnósticos, pero si hacemos un balance de las personas que se consideran creyentes, se ve que el 60 % son musulmanes, el 25 % cristianos ortodoxos, y el 15 % católicos.

La sociedad de Albania y debido a su historia que precisamente no se distingue por la tradición religiosa ya que estaba prohibido creer sea cual fuera la religión, se ha convertido en un ejemplo de convivencia de diferentes credos.

Continuación …

(MZ – RV)

© InfoCath.com

 

Pésame a la familia del periodista James Foley

 
 

(RV).- Este jueves, Francisco I ha llamado por teléfono para transmitir sus condolencias y cercanía a la familia del reportero estadounidense James Foley, asesinado bárbaramente por los militantes del estado islámico recientemente instaurado en el norte de Irak.

Según ha referido James Martin, sacerdote jesuita norteamericano, los familiares que viven en Richmond en el New Hampshire, están consternados y han expresado al Santo Padre su consuelo espiritual por el interés manifestado.

James Foley, de 40 años, católico, había estudiado en la Marquette University, en el estado americano de Wisconsin y había permanecido siempre en contacto, informando de sus desplazamientos en zonas de guerra y misiones humanitarias de las cuales formaba parte, a raiz de las cuales fue recluido en Libia, y secuestrado en Siria en el año 2012, y cuya vida ha sido ahora sacrificada, razón por la cual se ha hecho un nuevo llamamiento a los secuestradores para que perdonen la vida de otros rehenes en su misma situación.

La Compañia de Jesús ha organizado en el marco de la Marquette University para el próximo 26 de agosto una ceremonia religiosa en su memoria.

© InfoCath.com

 

Francisco I y la Jornada Mundial de la Paz

 
 

(RV).- Se ha dado a conocer el mensaje del Papa para la 48ª Jornada Mundial de la Paz, iniciada en el pontificado de Pablo VI, que se celebra el primero de enero, y cuyo texto es enviado a las cancillerías de todo el mundo indicando la línea diplomática de la Santa Sede.

En el de este año se expresa que con frecuencia se piensa que la esclavitud es un hecho que pertenece al pasado, sin embargo, esta plaga social también se encuentra presente hoy en día. Ya en la anterior edición, el sumo pontífice afirmaba que ser hijo de Dios hace, en efecto, a todos los seres humanos, con igual dignidad, pero que en cambio, la mentalidad esclavista la hiere mortalmente porque en el mundo contemporáneo, son múltiples sus abominables rostros : el tráfico de seres humanos, la trata de personas y prostitución, el trabajo esclavo y explotación. Y sobre esta herida especulan vergonzosamente grupos e individuos que aprovechan la situación causada por el contexto de diversos conflictos en curso, crisis económica y corrupción.

Esta es por tanto una terrible laceración abierta en la civilización moderna, y una grave ofensa a Cristo, que para combatirla eficazmente, hace necesario ante todo reconocer la inviolabilidad de la persona humana, requiriendo además la superación de toda desigualdad, en base a la cual un ser humano no pueda ser esclavo de otro, y con el objetivo de permitir la construcción de una sociedad sin discriminación, siendo igualmente importante el claro compromiso por parte de los diferentes ámbitos de la información, educación y cultura en favor de la libertad, justicia y paz.

© InfoCath.com

 

El emisario pontificio vuelve a Roma de su misión en Irak

 
 

(RV).- El Cardenal Fernando Filoni, enviado de Francisco I a Irak, volvió a Roma después de varios días en este mortificado país. En primer lugar fue a Erbil, donde la situación en Kurdistán es todavía muy seria y grave, luego se dirigió a Bagdad. Este jueves por la mañana el Santo Padre lo recibió en audiencia, horas después de que el cardenal se entrevistara en la capital con el Presidente iraquí, Faud Masum, para entregarle un carta del Papa. En el encuentro estuvo acompañado por el patriarca caldeo, Luis Sako, tratando la experiencia de estos días y señalando que su visita era humanitaria por encargo del sumo pontífice porque delante de situaciones de grave emergencia, no descarta la posibilidad de intervenir para manifestar su interés en favor de los más necesitados, y en este momento la cuestión en Irak no es sólo una tragedia para su pueblo, sino también para los cristianos u otros credos y religiones, por quienes no ha hecho más que manifestar el pedido de todas estas personas refugiadas, que esperan retomar sus vidas.

Ante esta situación precaria, y también dura, nosotros no podemos estar jamás a favor de la guerra, pero hay que buscar modos de ayudar a los más pobres, aquellos que han sido sacados de sus tierras, agredidos en su propia dignidad, y sustraídos de sus propias familias. Se trata de defender los derechos humanos de toda persona, cada uno según su capacidad moral o espiritual a nivel civil, social y personal, asumiendo compromisos y responsabilidades.

En palabras del propio emisario pontificio que describe la cruenta situación ha sido una misión en el sufrimiento, realizada especialmente entre los cristianos que huyeron de Mosul y después de la llanura de Nínive. Desarraigados de sus hogares y la simplicidad de su vida cotidiana, para terminar catapultados en una situación impredecible. La de encontrarse de un día para otro sin un hogar, ropa, o todo ese mínimo de cosas que se da por sentado y sin embargo allí, ya no es así. Cómo el no conseguir agua para lavarse, con una temperatura de 47 grados. O dormir en la calle, bajo un árbol o una cobertura de plástico. Con mujeres que solían trabajar en casa, que se ven fuera de lugar. Con los niños que son los únicos que no entienden el drama de la situación, y que corren de aquí para allá. Con los ancianos tirados en una esquina y enfermos que no saben si para ellos hay un médico o un medicamento.

Una madre mostró su hija de tres meses, diciendo que mientras iban huyendo de Mosul, le quitaron incluso los pendientes, esa violencia que han sufrido expresa el desprecio incluso hacia los menores, en este contexto se vive estos días y uno se siente un privilegiado en comparación, por el hecho de tener una habitación para dormir y agua para lavarse. Pero ha compartido todo con ellos como un signo de la cercanía de Su Santidad, y para decirles que no han sido olvidados. Ha visitado pueblos y ha participado en la vida local. Los obispos, sacerdotes, religioso/as también han tenido que huir.

La iglesia siempre estará en contra de las guerras, no dando espacio a la violencia y tratando de contenerla en todos los sentidos. Pero no podemos hacer oídos sordos al clamor de las personas que piden nuestra ayuda a pesar de los grupos que operan mostrándose bien provistos de armas, y uno se pregunta cómo es posible que toda esta cantidad de recursos armados incontrolados hayan pasado inadvertidos por aquellos que tienen el deber de vigilar y prevenir estos trágicos acontecimientos.

Se ha producido una conmoción que ha creado muchas situaciones críticas y de sufrimiento, en Occidente es bien conocido, pero Irak es un país complejo, una expresión de tipo político y geográfico que surge a partir de 1920, donde la entidad de la nación no se percibe con uniformidad, sino como multiplicidad, un mosaico de presencias, culturas o religiones, y aunque la unidad del Estado está garantizada por la Constitución, en la práctica la vida del país es difícil, en parte debido a que los distintos grupos representados llevan consigo un conjunto de traumas, persecuciones e injusticias, y solamente permanecerán unidos si cada uno de ellos encuentra su espacio o el respeto debido a sus diferentes identidades.

Por otro lado, aquellos que están llevando a cabo estas terribles acciones contra las minorías lo hacen en nombre de una ideología intolerante política o religiosa, y los ataques que afectan a los cristianos, chiíes u otras confesiones también se vuelven contra los sunitas.

(RM – RV)

© InfoCath.com

 

El sumo pontífice recuerda a la iglesia surcoreana

 
 

(RV).- Compartiendo su gratitud y reflexión, después de su viaje pastoral a Corea del Sur, el Obispo de Roma en la audiencia general de este miércoles, expresó a los peregrinos que en la historia de la fe se ve cómo Cristo no anula las culturas, no suprime el camino de los pueblos que a través de siglos y milenios buscan la verdad y practican la caridad de Dios por el prójimo, afirmando que el Señor no abroga lo que es bueno, sino que lo lleva a su cumplimiento, combatiendo y derrotando al maligno, que siembra cizaña.

Reunidos en el Aula Pablo VI, con capacidad para ocho mil personas y con una multitud que esperaba a Francisco I, se refirió a la intensa actividad desarrollada con la beatificación de 124 mártires, la Jornada de la Juventud Asiática y la Misa por la paz en la península coreana.

También, ha dicho que ha podido visitar una iglesia fundada en el testimonio del martirio y animada por el espíritu misionero, en un país donde se encuentran antiguas culturas asiáticas y la perenne novedad de la buena nueva del mensaje evangélico, en el cual los adultos transmiten a los jóvenes la fe recibida por los ancianos, explicando que los primeros cristianos coreanos se propusieron como modelo la comunidad apostólica de Jerusalén que supera toda diferencia social. Por eso, ha alentado a los cristianos de hoy a que sean generosos en el compartir con los más pobres y excluidos.

Al finalizar su catequesis agradeció a todos las condolencias y oraciones en este difícil momento que atraviesa su familia, a causa de la pérdida de tres de sus componentes en un trágico accidente de tránsito ocurrido ayer en Argentina.

(GO y CM – RV)

 

© InfoCath.com

 

La Obra de Nazareth en el Vaticano

 
 

(RV).- Este miércoles Francisco I recibió en audiencia a la Obra de Nazareth, asociación italiana que promueve la caridad con los más necesitados, y está presente en 17 países del mundo. En su encuentro el Santo Padre ha resaltado su identidad, y la conciencia de que con la ayuda del Señor nos convertimos en auténticos hijos de Dios.

Con este descubrimiento como el verdadero testimonio de fe, y así lo dijo Él: “Yo soy el camino” (Jn 14,6); cada persona es capaz de encontrar un sentido a su vida, entrar en relación y comunión con el Padre, y convertirse gracias a que Jesús pudo vencer a la muerte y el pecado con su resurrección. Como consecuencia, cuando se descubre esta realidad, ya nadie nos puede quitar la esperanza de salvación, tal y como nos prometió (cf. Jn 16,22).

El sumo pontífice explicó entonces que ser sus discípulos nos transforma y lleva al apostolado misionero, como la Obra de Nazareth, que pone en práctica el mensaje evangélico y lo hace de una forma discreta, humilde o sencilla, y agradeciéndoles su misión los animó a continuar, recordando que Benedicto XVI decía que la iglesia crece porque somos fieles testigos de Cristo y su Evangelio.

(MZ – RV)

© InfoCath.com