El Papa en el barrio napolitano de Scampia

Ciudad del Vaticano, 21 marzo 2015 (VIS).- A las 9 h. el helicóptero del Papa aterrizaba en el campo deportivo del barrio de Scampia, uno de los más poblados de Nápoles, construido entre 1970-90, una de las zonas con el porcentaje más alto de desempleo de toda la península.

Desde el campo deportivo el Santo Padre recorrió en papamóvil la distancia que lo separaba de la Plaza Juan Pablo II donde se encontró con los habitantes del barrio. Francisco I, recibió allí el saludo del cardenal arzobispo de Nápoles, Crescenzio Sepe.

A continuación pronunció un discurso refiriéndose a la larga historia de Nápoles, atravesada por vicisitudes complejas y dramáticas. Sin embargo, señaló que el camino diario en esta ciudad, con sus dificultades, su malestar y a veces sus duras pruebas ha producido una cultura de la vida que siempre ayuda a levantarse después de cada caída, y conseguir que el mal no tenga nunca la última palabra. Es la esperanza, su gran herencia, a pesar de estar expuesta a muchas dificultades.

Después, refiriéndose a los emigrantes señaló la certeza de que son ciudadanos, recordando la responsabilidad o compromiso de todos en su acogida, y subrayando la falta de trabajo, sobre todo entre los jóvenes, reiterando que el desempleo conlleva un alto coste para la sociedad junto a la pérdida de la dignidad, denunciando las formas de explotación laboral, como el trabajo sin contribuciones a la Seguridad Social o a la jubilación, y advirtiendo de la necesidad de luchar contra esta injusticia social.

Por último, habló de la importancia de la educación para crear ciudadanos honrados, afirmando que sin lugar a dudas el camino de la formación es la mejor prevención para los males que aquejan a nuestra cultura. Y sin dejar tampoco de nombrar la corrupción, aclaró que una civilización que cierra las puertas a los venidos de fuera y que no da trabajo a la gente es una sociedad descompuesta.

Al mismo tiempo, el sumo pontífice exhortó a las instituciones públicas y autoridades políticas a mejorar su servicio a las personas, en el ámbito local y nacional, donde el peso de las omisiones y los retrasos es todavía muy grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *