En virtud del bautismo formamos parte de la iglesia

Catedral de LetránCiudad del Vaticano, 9 de noviembre 2014 (VIS).- A mediodía el Santo Padre se asomó a la ventana de su estudio para rezar el Ángelus con miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro y explicarles que la liturgia recuerda hoy la dedicación de la basílica de San Juan de Letrán, la catedral de Roma y que la tradición la define como “madre de todas las iglesias de la ciudad y el mundo”.

El término se refiere no tanto al edificio sagrado de la basílica, sino a la obra del espíritu santo que se manifiesta en el mismo, mediante el ministerio del Obispo de Roma, en todas las comunidades que permanecen en unidad con la Iglesia que preside. Así, cada vez que se celebra su dedicación, hay que recordar una verdad esencial, que es signo de su templo espiritual, del cual Cristo es la piedra angular.

En el Evangelio, Jesús hablando no solamente del edificio fabricado con ladrillos, se refiere a él como piedras vivas, es decir, todos los cristianos que en virtud del bautismo forman parte del mismo, convertidos en comunidad y coherentes con el don de la fe, su misión o testimonio, que obra por medio de la caridad.

También en la actualidad las comunidades eclesiales están llamadas a confesar sus principios y creencias, radicados en el Señor, y profesando con humildad o valentía el mensaje evangélico. Y de igual modo, las institucionales, estructuras y organismos pastorales deben ordenarse según esta finalidad, exhortando a meditar en la comunión como unidad, para expresar el compromiso de todos con la solidaridad.

Después de rezar la oración mariana, el Papa recordó que hace 25 años, el 9 de noviembre de 1989, caía el muro de Berlín, que durante mucho tiempo fue símbolo de un conflicto ideológico en Europa y el mundo entero, tiempo durante el cual se sacrificaron muchas vidas, acabando por señalar el importante papel de Juan Pablo II para poner fin a esta división. Recemos para que con la ayuda de Dios se difunda cada vez más una cultura del encuentro, capaz de derrumbar todos los muros que todavía dividen, y que no vuelva a suceder que seres humanos inocentes sean perseguidos e incluso asesinados a causa de su credo o Religión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *