La festividad de la inmaculada concepción

Columnata de Bernini(RV).- El Papa rezó el Ángelus con varios miles de fieles y peregrinos de numerosos países que se dieron cita en la Plaza de San Pedro en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

El Obispo de Roma recordó que el arcángel San Gabriel llama a María, la llena de gracia, porque en ella no hay pecado, puesto que Dios la ha elegido como madre de Cristo preservándola de la culpa original. También, destacó que la Virgen corresponde a este don concedido haciendo la voluntad del Señor. El Santo Padre señaló que esta actitud nos muestra que es necesario dejar actuar al espíritu santo en nuestra vida, acogiendo sus dones.

Por otro lado, refiriéndose a Santa Isabel que saluda a María y se dirige a ella como bendita entre todas las mujeres, nos exhorta a todos los cristianos, elegidos antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados, a comportarnos del mismo modo, porque la Virgen ha sido preservada, como nosotros hemos sido salvados gracias al bautismo y a nuestra fe.

Francisco I al concluir su meditación reiteró la gratuidad de la gracia divina que recibimos como creyentes. Por esta razón, estamos llamados a imitación de la Madre de Dios a acoger el anuncio de la buena nueva y a ser instrumentos del Señor.

Finalmente, después de la oración mariana, el sumo pontífice recalcó el camino de adviento como preparación de la navidad, y en sus saludos a las numerosas personas presentes, se refirió en particular la Acción Católica Italiana por su servicio a la Iglesia e impartió sus bendiciones.

Ya por la tarde el Obispo de Roma se dirigió a la Basílica de Santa María la Mayor para rezar a la Virgen “Salus populi romani”, y luego a la Plaza de España para renovar el tradicional acto de homenaje a los pies del monumento a la Inmaculada Concepción que fue inaugurado en 1857, y donde le esperaban cientos de personas en las calles adyacentes, o en las ventanas de los edificios cercanos, para poder verle y saludarlo. Fue Juan XXIII en 1958, quien inició esta tradición que ha sido continuada por Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco I.

Continuación …

(MFB, CdM y MZ – RV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *