La Iglesia Evangélica Luterana de visita en el Vaticano

La Iglesia Evangélica Luterana con el Santo PadreCiudad del Vaticano, 18 de diciembre 2014 (VIS).- El diálogo oficial entre luteranos y católicos está en marcha desde hace casi cincuenta años y los progresos logrados en este medio siglo y en el quincuagésimo aniversario de la promulgación del Decreto Unitatis Redintegratio del Vaticano II, constituyen un sólido fundamento o sincera vivencia en la fe y espiritualidad, constató el Papa recibiendo esta mañana a una delegación de la Iglesia Evangélica Luterana Alemana, en visita ecuménica a Roma. Y aunque las diferencias teológicas persisten en diversas cuestiones de fe, la colaboración y la convivencia caracterizan la vida de las iglesias y comunidades eclesiales católicas y luteranas, comprometidas en el camino ecuménico, y textos conjuntos como la “Declaración Común sobre la Doctrina de la Justificación” entre la Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, firmada oficialmente hace quince años en Augsburg.

Y aunque el objetivo de la unidad visible de los cristianos a veces parezca alejarse a causa de diferentes interpretaciones sobre lo que es la Iglesia y su unidad, es necesario concentrarse en el próximo paso posible. No olvidemos el respeto mutuo y la investigación teológica que nos hacen mirar con esperanza hacia el futuro.

El Santo Padre también manifestó que la Comisión de diálogo bilateral entre la Conferencia Episcopal Alemana y la Iglesia Evangélica Luterana de Alemania están dedicando sus trabajos a la relación entre Dios y la dignidad del ser humano, subrayando la gran actualidad de esta cuestión vinculada con la familia, tema que no puede ser excluido o dejado de lado solo porque no se quiera poner en peligro el consenso alcanzado hasta el momento a pesar de las diferencias confesionales.

El diálogo ecuménico ya no puede separarse hoy de la realidad y de la vida de las iglesias luteranas y católicas, que en 2017 conmemorarán conjuntamente el quinto centenario de la Reforma, con una profesión de fe y oración en común. De este hecho es muestra significativa el documento elaborado por la Comisión luterano-católica para la Unidad, y publicado el pasado año : “Del conflicto a la comunión”.

Y el sumo pontífice ha finalizado su alocución rogando la ayuda de Dios y el apoyo de su Espíritu, para dar nuevos pasos significativos hacia la unidad sin limitarnos solamente a lo logrado hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *