Recemos por la paz y unidad entre los cristianos

(RV).- Francisco I antes de la oración mariana del Ángelus y ante los miles de fieles que llegaron a la Plaza de San Pedro para rezar con él, habló del Evangelio que presenta la predicación en Galilea, explicando que San Marcos nos hace ver como el Señor inicia su peregrinación por los caminos de su tierra con el fin de llevar a todos, y especialmente a los pobres, el mensaje de salvación.

Asimismo, explicó que Cristo es el cumplimento de las promesas de Dios, porque Él entrega a la humanidad el don del Espíritu Santo, agua viva que sacia nuestro corazón sediento de libertad y paz. De este modo, ha recordado a la mujer samaritana y su díálogo con Jesús, tema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que termina este domingo, recordando además, que esta tarde irá a la Basílica de San Pablo para rezar por todos los creyentes, destacando el encuentro que tuvo lugar ayer sábado en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico Vaticano, por el que el Obispo de Roma se reunió con los participantes en el coloquio ecuménico de religioso/as, promovido y organizado por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

Después el Papa mostró su preocupación por los hechos que están ocurriendo en Ucrania, y apeló a que se vuelva al diálogo para que finalicen todas las hostilidades. También, señaló que hoy se celebra la Jornada Mundial de los enfermos de lepra, y aseguró estar cercano a todos ellos y sus cuidadores.

Finalmente, saludó a diferentes grupos de peregrinos llegados desde diversas partes del mundo e hizo un especial hincapié en la comunidad filipina, nación donde él ha estado sólo hace unos días, terminando con una invocación por la paz guiada por la Acción Católica de Roma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *